Si viajar es vivir , entonces el destino elegido es Ibiza (Segunda Parte)

Como lo prometido es deuda, aqui os dejo la segunda parte de mi viaje a Ibiza, y sus maravillosas playas que cada una tiene una magia que vale la pena conocer.

Inicio con una de mis preferidas. 

Cala Comte

Lo que mas destaca de Cala Comte son sus hermosos paisajes, que incluyen dunas de arena y acantilados rocosos detrás de la playa. La arena dorada es perfecta para los más pequeños, con aguas  poco profundas y cristalinas. Cala Comte es también uno de los lugares de puesta de sol más famosos de Ibiza, con impresionantes vistas mientras el sol se esconde lentamente en el mar. Ya sea que elijáis tomar asiento en primera fila o mantener los pies firmemente plantados en la arena, una cosa es segura: esta es seguramente la manera perfecta de terminar un día perfecto y si es bien acompañados entonces la experiencia es sublime.



Cala Benirrás

Una de las playas más comentadas de Ibiza. Benirrás es una playa de tamaño mediano con arena rocosa, granulada y agua muy clara. Un dato curioso y muy bonito de la playa es que al llegar a la bahía, podéis ver la regeneración de miles de pinos, que fueron destruidos por un devastador incendio forestal en 2010.

Hay un icónico ritual en esta playa, que es contemplar la llamativa roca de Cap Bernat, mientras se escucha el sonido de los tambores hippies de bongo que se despiden al atardecer.


Cala Salada

A pie de un bosque de pinos, Cala Salada es una hermosa y rústica playa. Aquí, la naturaleza abunda en una pequeña franja de arena, agua turquesa cristalina. Es una opción popular para aquellos que buscan escapar del ruido, eso sí, si queréis disfrutar de esta cala tenéis que madrugar si vais en coche particular, ya que no dejan acceder una vez está lleno el parking y caminando si vais sin niños es fácil, pero en compañía de los peques el acceso no es muy cómodo. También a través de esta cala podéis acceder a Cala Saladeta, todos los que conocían esta playa nos comentaron que es mejor, sin embargo hay que subir por una especie de acantilado que nosotros preferimos dejar para otro momento, nos pareció un poco inseguro hacerlo con un niño de 2 años y medio y cargados de otras cosas. Cala Salada no es de las que más me gustó, es de piedras, algo que a muchos no os importa pero que a mí me resulta desagradable, además para acceder tuvimos que hacer cola para el parking y una vez llegamos a la entrada tuvimos que irnos porque no hay forma de esperar,  la carretera es estrecha, así que hicimos el intento 2 veces más. Nos fuimos a comer para hacer tiempo en un restaurante que queda en la vía  y que os recomiendo, se llama Can Pou, un lugar con encanto y donde la comida nos resultó exquisita, precio-calidad adecuado.




Puerto Portinatx

Tiene tres playas que conforman el área, S’Arenal Gros, S’Arenal Petit y Playa Porto. Con mucha arena complementada por áreas rocosas y aguas tranquilas, en Portinatx realmente hay algo para todos, muy popular para ir con la familia  debido a las áreas de los alrededores.
Y es que esta zona tiene muchos restaurantes con precios accesibles y también servicios para realizar deportes acuáticos, mis chicos se dieron un paseo en kayak.

Si tengo que hacer un top de Ibiza, este puerto entra dentro de mis playas favoritas para pasar el día en familia.



Y este post lo termino con Cala Bassa

Es una hermosa bahía en la costa oeste de la isla, con aguas poco profundas y suaves rodeadas por un antiguo bosque de pinos. Es una de las playas más accesibles de la isla ofreciendo algo para todos. Es ideal para que naden  niños, tambien hay una gran cantidad de deportes acuáticos que lo convierten en el lugar perfecto para el verano. Llena de restaurantes, boutiques y bares, todos combinados con hermosos paisajes, Cala Bassa es especialmente popular entre las familias, tanto jóvenes como mayores.
Tiene el plus que por 5 euros que cuesta el parking te hacen entrega de un ticket que puedes cangiar por una bebida en uno de los bares, por lo que siempre hacen algún detalle al visitante. Está un poco masificada en relación a otras calas, sin embargo no existe la sensación de estar apiñados.




Espero que os sirva un poco si alguna vez os decidís por este destino, todavía queda otra entrega que ya será la última, con otras calas y algunas recomendaciones. Ibiza tiene mucho que ofrecer.
Recordar que podéis seguirme en mi fan page- Facebook como Michele Di Carlo y en Instagram como Michelediblog. Si os gusta dedo arriba, podéis comentar que os leo y respondo.
¡Hasta el próximo post!