¡Total Look! La belleza, elegancia y sofisticación del Monocolor

En términos de moda, vestirse en monocromático significa usar separaciones de un mismo color que tienen diferentes texturas o tonos similares de ese color para un aspecto total general. 
 


Si sóis de las que preferís iros por lo práctico pero os gusta ir elegantes, usar un solo tono es un enfoque más simple y limpio para armar un atuendo. De hecho, cuando mantenéis vuestro outfit en general dentro del mismo tono de color, el resultado puede ser tan sorprendente como usar una mezcla atrevida o un color intenso.



El uso de múltiples capas de texturas variadas de un color agrega profundidad y dimensión a vuestro atuendo, al mismo tiempo que permite resaltar o minimizar ciertas partes de vuestro cuerpo. Por ejemplo, si tenéis piernas largas y os gustaría resaltarlas, podéis llevar vaqueros pitillo blancos con una blusa blanca y un chaleco de polipiel de blanco a crema y  sin duda llamaréis la atención hacia la parte inferior del cuerpo.





O para enfocar hacia arriba o hacia vuestra cara, intentar usar fondos con un tono ligeramente más oscuros en la parte inferior y hacia arriba probar con variaciones más claras y brillantes de la misma familia de colores.



Además de la practicidad del Monocolor, hay otra ventaja que seguro os encatará: cuando se viste monocromáticamente, vuestro atuendo tiene una especie de línea ininterrumpida de pies a cabeza que alarga vuestra silueta que os hace parecer más delgadas y más altas de lo que realmente sóis, lo que definitivamente mola.

Espero os haya gustado el post, dar me gusta en Instagram y Facebook