Competitiva, decadente, frívola , seductora y vanidosa, son algunos de los adjetivos de Shanghai.

Conocida por ser una ciudad muy tumultuosa, Shanghai no sólo es la ciudad más popular de China, sino que se le compara con Nueva York, tanto que comparten el conocido adjetivo de la ciudad que nunca duerme.


Y lo cierto es que existe gran movimiento y distracción en esta ciudad. A mi me pareció un lugar sin reglas, esto aunque puede ser a priori algo negativo en ocasiones simplemente es positivo. Recuerdo que por la alta contaminación que existe durante el día, en ocasiones me resultó poco atractiva la ciudad. Pero es cierto que al caer la noche, con las luces y el ambiente aunque no muy despejado pero si más decorado enaltecía la ciudad entre colores y mucha juventud deambulando y disfrutando de las horas de esparcimiento. Porque si, durante el dia hay más turistas y menos residentes cosa que cambia al anochecer , también es destacable que existe un poco de inseguridad o eso sentimos durante nuestros paseos. Pero con un poco de sentido común y escogiendo lugares donde existe mucha afluencia los recurridos pueden ser llevaderos.


Además posee la población más alta del mundo con más de 24 millones de personas.
Shanghai, significa directamente "sobre el mar", lo que hace alusión a su ubicación sobre el Río Delta Yangtze cerca del Mar de la China Meridional. Esta cercanía al mar hace que su clima sea bastante lluvioso gran parte del año.



Hoy en día Shangai es también conocida por ser uno de los centros financieros más grandes e importantes del mundo, la Shangai Tower es el segundo edificio más grande del mundo con 1.615 pies de altura. Sin embargo es curioso como esto no siempre fue así. Luego del Tratado de Nankín que fue un tratado de paz entre el Imperio británico y la Dinastía Qing que marcó el final de la Primera Guerra del Opio en 1842; Shangai era un pueblo donde se vivía de la pesca y los textiles.


Shanghai es una ciudad de contrastes, lo mismo os podéis encontrar con mucha modernidad que con un lugar totalmente neoclásico y con edificios barrocos y renacentistas y lo curioso es que está dividido por el río Huangpu. A un lado está la zona denominada Pudong donde podéis observar rascacielos impresionantes con alturas de vértigo y una extraordinaria arquitectura .


Al otro lado nos encontramos con la zona llamada Bund donde sin duda para mi es lo más interesante de Shanghai, porque conserva las tradiciones, los edificios y la naturaleza de la China antigua.


 Os tengo que ser lo más sincera posible, es una ciudad que puede gustar mucho o aborrecerla , dependerá de qué tan abierta tengáis la mente, es de las ciudades que pintan muy bien en las fotografías pero luego la realidad es más humana e inhumana, hay mucha pobreza, y al mismo tiempo una superficialidad muy marcada en el modo de vida de la gente con altas posibilidades económicas. 



También os podéis encontrar con unos lugareños pocos anfitriones o por el contrario y depende de sus intereses con una amabilidad exagerada. Yo intento en cada viaje que hacemos aprender un poco de la cultura , este viaje fue planificado para estar 10 días y por unos problemas de negocios se extendió por 2 meses, que me parecieron 2 años por el ritmo de vida que se lleva. Nunca pensé que un viaje evidenciara tanto mis prejuicios pero este lo hizo, un búscate la vida diariamente porque es complicado no ser timado en este lugar donde existe una viveza innata que puede llegar a pasmar, pero donde sin duda podemos aprender a pensar antes de actuar, donde las diferencias tan evidentes sirven para apreciar lo bueno que nos sucede a diario, donde ser paciente implica un ejercicio de supervivencia y mucho más que os mostraré en otro post de la China profunda.