Cuando el destino te cambia la vida. Kenya!!!

Hace unos años escribí esta frase recordando mi viaje a Kenia.Utiliza tu imaginación, no para asustarte, sino para inspirarte a lograr lo inimaginable.!!!..Dedicado a las tribus que hoy hacen vida en África y que hoy recuerdo con admiración, en especial a los Masáis.

Voy a comenzar este post, diciendo que nunca pensé que este viaje cambiaría tanto mi forma de vivir la vida, hay un antes y un después de África, dudo mucho que exista alguién que una vez haya  conocido un poco esta cultura no haya modificado aspectos de su ser, un viaje que renueva el corazón y lo hace latir con fuerza y emoción constante, un atardecer en plena selva es un amanecer en el alma.


Como periodista tenía la inquietud de conocer la problemática de África, es común que la gente mencione a este continente y seguido exista la pobreza como característica y hoy quiero mostraros la riqueza de su gente, su cultura, sus paisajes y una ésplendida muestra del ciclo de la vida que nos regala sus praderas. La vida salvaje en estado puro.


Como preámbulo os cuento que los Másais se denominan como guerreros, cuando supe que la construcción de las casas está a cargo de la mujer Masái admito que me sorprendió  gratamente, esta especie de cabaña llamada Manyatta se realiza con excrementos de animales, paja y barro así que os podéis imaginar que modelar esto cuesta lo suyo y bueno para ser sincera creo que el ser humano es capaz de amoldarse a cualquier cosa. Aquí nos encontramos con el guerrero mayor en uno de los asentamientos , recuerdo que el olor para nosotros fue lo más difícil de llevar pero está claro que seguramente nuestro olor para ellos tampoco es agradable, cuando el cuerpo se acostumbra a ciertas cosas el rechazo es inmediato y lo nuevo se asimila con lentitud , sin embargo llegó un momento en que estaba tan absorbida en mi pensamiento de como podían vivir allí que de pronto me sentí maravillada y el olor dejó de importarme, la gentileza, el orgullo y la amabilidad por ofrecer lo poco que tenían con desconocidos fue lo que empecé a valorar de inmediato.


Es increíble pero admito que la sonrisa más noble que he visto en mi vida y a la que recurro con tan solo cerrar los ojos cuando algo no me hace sentir bien y que nunca olvidaré me la regaló este niño Masái. 


Un dato curioso, los Masáis se clasifican por edades, este niño en el momento de conocerle era un guerrero menor y como tal su tarea diaria era vigilar el ganado porque cada uno de acuerdo a su edad y su sexo tiene obligaciones. Con 14 años los varones pueden casarse y tener varias mujeres y las chicas pueden tener relaciones sexuales con diferentes hombres de la tribu siempre que ellas quieran,  de ser obligadas pueden matar al agresor y si este escapa se sacrifica a todo el ganado que es cuánta riqueza poseen. Hay costumbres que parecen más sensatas que en nuestra vida llamada "civilizada".


Kenia es rica en actitud, mientras realizamos el safari en la zona de Masai Mara hicimos unas cuantas paradas y mientras y cada vez que me hacía entender bombardeaba con preguntas a nuestros guías, aquí estoy con uno de ellos y lo que nos hizo reir no fue normal, y esto es algo que se repetía no solo en el personal de nuestro hospedaje, a quién agradecemos por los cuidados y que hoy me he enterado que han podido llevar un proyecto que tenían pensado ,Kobo hoy es también una fundación que ayuda a muchos niños en su educación, pero como os comentaba , un día fuimos a Nairobi la capital y nos dimos cuenta de la pobreza, de el entorno y sus contrastes porque también hay gente que vive muy bien y eso hay que decirlo,  pero en su inmensa mayoría sonríen y eso dice mucho de una población que en dificultad y con hambre tiene ganas de vivir y vivir feliz con poco y con nada.

Quiero terminar con una reflexión , mia porque no voy a citar nada más que aquello que sentí en la inmensidad de una llanura con un horizonte que me pareció infinito. Todos tenemos la misma riqueza, la vida .




Hakuna matata, idioma suajili. "Vive y sé feliz".