Toulouse, la ciudad rosa.

Este verano no sabíamos que destino hacer en nuestras vacaciones, lo cierto es que teníamos que olvidarnos de cualquier destino con playa. Así que buscamos ciudades con encanto y vi Toulouse, me pareció en las imágenes realmente bonito.Lo puse entre las opciones de viaje y al final planificamos un destino por carretera que aunque parecía un poco largo de hacer con dos niños pequeños resultó placentero y muy dinámico. El plan era llegar a la ciudad rosa o ciudad del ladrillo como es conocido Toulouse y lo cierto es que no deja indiferente.


Este fue nuestro recorrido, Teruel para llevar a nuestro peque a Dinópolis, Zaragoza que nos pillaba de paso y que sinceramente habría estado un día más porque me encantó, luego en otro post os ampliaré esta vivencia. Pasamos a Pamplona que sin ser nada que me haya encantado es una ciudad bastante visitada por el número de turistas que allí vimos. De allí seguimos al sur de Francia, haciendo la primera parada en Pau , desde mi punto de vista es un lugar que si tenéis cerca debéis ir y pasar el día, fue muy relajante pasear por sus calles, luego de esto llegamos a Toulouse donde estuvimos dos días ya que nos faltaba ir a Carcassone y Andorra como punto final de nuestro recorrido.


Como primera parada escogimos la Basílica de Saint -Sernin la segunda más antigua de Francia, pero no tuvimos la suerte de entrar por el horario, llegamos sobre las 6 de la tarde y estaba cerrada. Con lo que fuimos a lo seguro y donde los horarios los pone el visitante a menos que queráis dar un paseo en barco, os hablo del rio Garona allí podéis contemplar el puente más antiguo de la ciudad el Pont Neuf.





No me di cuenta hasta el atardecer de porque le llaman la ciudad rosa, pero lo entendí nada más ver como toda la edificación antigua alrededor con las luces encendidas adquiere ese tono rosa que ofrece el ladrillo. Ahí estuvimos de pie delante del río con ese puente que tanto carácter posee con muchos turistas y habitantes de la zona sentados a la orilla del Garona otros tantos en el jardín de un parque que se encuentra a la vera del río .Si , la ciudad rosa se debe a que toda la edificación o la gran mayoría en esta ciudad proviene del ladrillo caravista y debo decir que la imagen en pleno atardecer , con las luces tenues, la gente disfrutando, la música invitando a todos a un gran ambientazo no hizo más que impactarme por tanto contraste.



Toulouse es justo esto , un lugar de contrastes, de pronto te ves callejuelas estrechas, edificaciones antiguas, palacios renacentistas por ejemplo y luego en su exterior una riqueza de gente moderna, altruistas, liberales, bohemios y te das cuenta que esta ciudad tiene mucho que ofrecer. Quisimos quedarnos con un paseo al atardecer en barco, pasamos por debajo del Pont Neuf , vimos como la gente de la zona daba paso al relax con libros en mano, sentados como estatuas viendo pasar al barco y  todos saludando como si de buenos vecinos se trataran.


Esta ciudad también nos regaló cumplir con uno de los sueños de mi hijo el de 4 años, quién adora todo lo que tiene que ver con el espacio, así que cerramos nuestro tour por Toulouse visitando la ciudad del espacio para luego dirigirnos a cenar ni tan contentos a la Place du Capitole, la mayor plaza de la ciudad y donde se encuentra el edificio del Ayuntamiento, lugar de encuentro de muchos jóvenes para tomar productos de la zona, los quesos en Francia tienen más de mil denominaciones de origen, con lo cual probar alguno que os encantará por su diversidad y por que no acompañar con algún vino de la zona. Así me despido, recordando los sabores y olores de esta ciudad que penetra los sentidos . Au revoir.



Os dejo un video: