¿El humor del padre afecta el comportamiento de los peques?


Se piensa que las madres tienen mayor vínculo afectivo con sus hijos que los padres, quizás porque pasan más tiempo con ellos. También se tiene la creencia de que sus emociones influyen a gran escala en el comportamiento de sus hijos.

Resulta que no es así del todo. El año pasado un estudio de la Universidad de Michigan que podéis mirar aquí: (enlace) arrojó que el humor de los padres tiene un mayor efecto a largo plazo en los hijos, que el de las madres.

¿Qué significa esto?

El estudio se centró en conocer los efectos que producía el estrés paterno y ciertas dificultades como la ansiedad y la depresión en los hijos. Descubrieron que los problemas del padre afectan su relación con los niños y en consecuencia con el desarrollo emocional y cognitivo. 

Algo muy importante que encontraron, es que las dificultades en el desarrollo repercuten en el largo plazo. Y lo que más se ve afectado son las habilidades sociales como la capacidad de cooperar y el autocontrol. Y también es interesante que en los resultados, las niñas son más afectadas que los niños.


Cuando mi marido y yo decidimos ser padres hicimos una especie de lista de las cosas que no debíamos olvidar y una de las más importantes para mi es la de dejar los problemas fuera de casa una vez que estamos compartiendo con nuestros hijos. Es muy difícil obviar situaciones estresantes en el momento que cualquiera de nuestros peques requieren de nuestra atención y nosotros no estamos por la labor de ser empáticos. Realmente puedo anticipar cuando en este caso mi hijo mayor busca jugar con mi esposo y él ha tenido un día de trabajo más largo de lo habitual y está cansado o preocupado, el caso es que ese día aunque el juego se realice, el peque termina más nervioso o impaciente, creo que se debe a que la respuesta no es todo lo positiva que debe ser y queramos o no nuestra receptividad suele ser a medias y esto los niños lo perciben y responden en muchas ocasiones con recelo .

Recuerdo un día que sabía que mi pareja necesitaba estar más tranquilo, le propuse a nuestro hijo que jugáramos juntos y me dijo sin titubear que estaba enfadado, "muy enfadado " y al preguntarle ¿por qué? me dijo " porque papá lo está. " Desde entonces , él intenta en lo posible respetar este punto, y hacer que los momentos en lo que están juntos sea de provecho y así no influir en el estado de ánimo de nuestro peque.


El rol de papá es más importante de lo que se piensa, y a muchas madres nos lleva a reflexionar el cómo debemos ser puente entre la relación padre-hijo, pues el éxito emocional de nuestros peques depende mucho de ello.